+34 94 448 54 30 Mercabilbao, 230-232-234-236-238-240, 48970 Basauri (Vizcaya)

Brócoli

Brocoli Verduras Bilcosa Mercabilbao

BRÓCOLI

El brécol, también conocido como brócoli o bróculi rizado, pertenece a la familia de las Crucíferas. El brécol ha sido calificado como la hortaliza de mayor valor nutritivo por unidad de peso de producto comestible.
El componente mayoritario de esta verdura es el agua, por lo que su valor calórico es muy bajo.Como el resto de las crucíferas, el brécol tiene una gran importancia desde el punto de vista nutricional, por su variedad y cantidad vitamínica.
Es una fuente excelente de vitamina C, ácido fólico y niacina, y una buena fuente de provitamina A (beta-caroteno), vitamina B1 y E.

Su mejor época

El brécol es una planta que se desarrolla fundamentalmente durante las estaciones de invierno y primavera. Por tanto, esta época es la mejor ocasión para consumirlo, aunque se dispone de brécol durante todo el año.

Características

Forma: es una planta similar a la coliflor, aunque tiene menos hojas alrededor. Sus pedúnculos florales son menos prietos y compactos y forman una cabeza de figura irregular, abierta y desproporcionada.
Color: el color de su pella es de un verde oscuro en el tallo y de un verde azulado en el extremo de la flor, aunque existen variedades moradas, rojizas, amarillas y blancas.
Tamaño y peso: Un buen ejemplar puede llegar a desarrollar un cogollo de hasta 20 centímetros de diámentro y pesar unos 2 kilogramos.
Sabor: sabor acre pronunciado, algo más suave que la coliflor.

Cómo elegirlo y conservarlo

El brécol de buena calidad ha de tener los racimos pequeños y compactos, de color verde-morado brillante y el tallo firme, bien cortado y de la longitud requerida. Se han de rechazar los ejemplares que tengan las flores abiertas, estén blandos o de color amarillento.
Una vez en casa, el brécol se puede almacenar sin lavarlo, para evitar que se enmohezca, en bolsas de plástico perforadas dentro del verdulero del frigorífico de tres a cinco días. Si no se refrigera se pone fibroso y leñoso con rapidez. Con el paso de los días, el brécol envejece y desarrolla sabores fuertes indeseables.
Si se quiere congelar, se ha de escaldar con anterioridad. Para ello, se sumerge en agua hirviendo durante unos minutos hasta que adquiera un color verde
brillante.

Propiedades nutritivas

El brécol ha sido calificado como la hortaliza de mayor valor nutritivo por unidad de peso de producto comestible.
El componente mayoritario de esta verdura es el agua, por lo que su valor calórico es muy bajo. Como el resto de las crucíferas, el brécol tiene una gran importancia desde el punto de vista nutricional, por su variedad y cantidad vitamínica. Es una fuente excelente de vitamina C, ácido fólico y niacina, y una buena fuente de provitamina A (beta-caroteno), vitamina B1 y E. El beta-caroteno es un pigmento natural que confiere el color amarillo-anaranjado-rojizo a los vegetales y que el organismo transforma en vitamina A según sus necesidades. En el brécol, el beta- caroteno está enmascarado por la clorofila, pigmento más abundante.
La vitamina A o retinol contribuye al mantenimiento de los tejidos corporales, favorece la resistencia a las infecciones, es necesaria para el correcto desarrollo del sistema nervioso y para la visión e interviene en el crecimiento. También participa en la elaboración de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. Además, es reconocida por su acción antioxidante, al igual que la vitamina C. Ésta última colabora en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la resistencia a las infecciones y la absorción de ciertos nutrientes de los alimentos (hierro, ácido fólico y ciertos aminoácidos).
De su contenido mineral sobresale el potasio y cuenta con cantidades significativas de calcio, magnesio, zinc, yodo y hierro.
En los últimos años, en el brécol se han identificado una serie de elementos fitoquímicos cuyos potenciales efectos en la prevención de diversos tipos de cáncer y otras enfermedades justifica el creciente interés en su consumo y cultivo, tanto como producto fresco como congelado. Muchas de sus virtudes se atribuyen a diversos compuestos entre los que destacan los glucosinolatos, isotiocianatos, indoles o fibra, entre otros. Muchos de estos compuestos son azufrados y son responsables del fuerte olor que desprende esta verdura durante su cocción.
El potasio interviene en la transmisión y generación del impulso nervioso, en el funcionamiento de la actividad muscular normal, así como en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
El yodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que produce las hormonas tiroideas. Éstas intervienen en numerosas funciones metabólicas, como el mantenimiento de la temperatura y del metabolismo corporal. Asimismo, el yodo es esencial en el crecimiento del feto y en el desarrollo de su cerebro.

Curiosidades

Nuevas líneas de investigación: un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) y del Centro de Investigación Científica Nacional de Francia revela que la bacteria Helicobacter Pilori podría ser eliminada mediante la ingestión de verduras que contienen sulforafano, un compuesto natural presente en el brécol en altas concentraciones. Esta bacteria es responsable de la mayoría de las úlceras gástricas y también de gran parte de los tumores de estómago.
Experimentos realizados “in vitro” (fuera del organismo) y en ratones han demostrado que el sulforafano es un compuesto muy eficaz para eliminar la bacteria.
Los hallazgos podrían dar lugar a experimentos clínicos en los que se verá si incluir en la dieta las verduras que contienen este elemento alivia la infección y el riesgo de cáncer.

Cómo prepararlo

La forma habitual de consumir brécol es hervido, solo o acompañado de otras verduras, aunque también se puede consumir crudo. Admite las mismas preparaciones que la coliflor, es decir, salteado con ajos y vegetales, con trozos de jamón, con pimentón dulce o picante, cubierto de bechamel y gratinado en el horno…
Si se cocina al vapor o se utiliza la mínima cantidad de agua al cocerlo se reduce de forma considerable la pérdida de sustancias nutritivas.
A la hora de cocinar el brécol, conviene lavarlo bajo el chorro de agua en lugar de sumergirlo. Así se evita la pérdida de nutrientes. El tallo contiene mucha fibra, por lo que se aconseja pelarlo si se va a consumir. Los ramilletes se separan o se cortan en tamaños uniformes para que se cocinen al mismo tiempo. A la hora de cocerlo, tras hervir primero durante unos minutos los tallos, se añaden los ramilletes y, por último, las hojas.
Si el brécol se cocina demasiado tiempo soltará un olor fuerte, se pone de color verde oscuro, pierde vitaminas, especialmente la C y parte de sus minerales se diluyen en el agua de cocción, por lo que conviene aprovechar el caldo y tomarlo tal cual o usarlo en la elaboración de otros platos.
La mejor forma de conservar sus cualidades es cocerlo al vapor o hervido durante tres o cuatro minutos. El brécol cocinado debe ser de color verde brillante y estar “al dente”.
Los tallos verdes de esta verdura se pueden preparar del mismo modo que los espárragos, aliñados con una salsa vinagreta o un poco de mayonesa. También se pueden emplear para la elaboración de diversas sopas y purés.

Consumo
Conviene hervirlo al vapor o en horno microondas, para que no pierda parte de su contenido de vitamina C.

Recetas

BRÓCOLI GRATINADO CON PURÉ DE PATATA Y TOMATE

Ingredientes:
– 1Kg de brécol
– 3 cucharas de aceite de oliva
– 1 cucharada de ajo fileteado
– Medio kilo de patatas
– 400 gr de tomates pequeños
– 300 gr de queso mozzarella
– 3 huevos
– Media taza de nata líquida
– 1cebolla
– Sal, pimienta y una pizca de orégano

Elaboración:
Limpiar el brécol. Cocinarlo entero en agua hirviendo con sal y escurrirlo una vez cocido. Cortar el brécol por la mitad y colocarlo en una cazuela embadurnada de aceite.
Picar la cebolla en trozos pequeños y saltearla con poco aceite hasta que se ablande.
Pelar las patatas y cocerlas en agua hirviendo con sal durante 25 minutos. Una vez cocidas, escurrirlas y pasarlas por el pasapurés hasta formar un puré consistente.
Lavar los tomates y trocearlos. Rayar el queso mozzarella.
En la cazuela donde se ha colocado el brécol, añadir una capa de puré de patatas, la cebollita, una capa de tomates y el queso.
Batir los huevos con la nata líquida, salpimentar y verter encima de todas las capas. Espolvorear con orégano. Calentar el horno previamente a 175 ºC e introducir la fuente durante 20 minutos. Servir caliente.

ConfecciónEncajado
CajaMadera, Plástico y Corcho
Peso CajaDe 5 a 10 kgs. Neto
CategoríasExtra / Primera
DestinoPoblación en general
Uso esperadoEn crudo
Condiciones de conservación6ºC

Composición por 100 gramos de porción comestible

Calorias (Cal / Kj) 34/ 142
Hidratos de carbono (g)7
Grasas totales (g)0.4
---> Saturadas (g)
Azúcares (g)1.7
Proteínas (g)2.8
Fibra (g)2.6
Potasio (mg)316
Sodio (mg)33
Magnesio (mg)21
Calcio (mg)47
Hierro (mg)0.7
Vitamina C (mg)89.2
Vitamina A (IU)623

______

Texto

Especificaciones Técnicas de Productos de Bilcosa

Imágenes | Elaboración propia.